martes, 8 de noviembre de 2016

BASQUET  - EL GUAPO DEL SUDESTE  


leo-2
Con un corazón gigante, Bell ganó anoche un partido memorable para estirar la serie final del interasociaciones. El albinegro venció 96 a 94 a Unión Central de Villa María, en un cotejo cargado de dramatismo que se definió sobre la chicharra final con soberbio doble de Esteban Pistochini.

Este Bell es un equipo de guapos, que no se deja vencer por las adversidades , que agacha la cabeza y pone el alma al servicio del interés colectivo, para dejar bien en alto los colores de nuestra institución.



leo-1
Este Bell es un equipo que ya puso su nombre en letras doradas en la historia del básquet de nuestra región, de nuestra provincia, y sin embargo, lejos de conformarse, quiere siempre más.

Ganó un partido épico. Con un plantel corto, pero todo terreno. Fue la noche de los “locos bajitos”, que corrieron, saltaron, metieron. Fue una demostración más del gigantesco corazón del “Nino” Cerutti que se batió en una  titánica lucha en la pintura, en defensa y en ataque, dejando hasta la última gota de sudor en el rectángulo de juego.


leo-1
Fue un juego sufrido, con un rival dominante en la primera mitad, con la lesión de Lucas Machuca (fuerte caída que lo sacó del partido) que acortó aún más la disponibilidad de recursos humanos para el juego. Bell también resistió la presión del público en contra, muy buen número de espectadores, y sacó la “chapa” cuando muchos daban la serie por sentenciada.

Comenzó a crecer en el marcador hasta alcanzar la línea de Unión Central y de allí en más logró  sostener una diferencia pequeña, llenando de nervios e incertidumbre a su rival en un escenario que parecía una caldera.


leo-4
Parecía que el partido tenía destino de suplementario. Cuando el reloj consumía sus últimos segundos y el match estaba igualado en 94, Bell recuperó una pelota y jugó su última carta en ofensiva.

La recibió Esteban Pistochini y con la fé de los que todo lo pueden, imaginó una jugada inimaginable. Sin dudar cruzó la frontera del campo de juego  y se metió en tierra local,  esquivando a todos, incluido el reloj, y lanzando al aro desde una posición cerrada. La luz roja se reflejó en la “americana”, ya en pleno vuelo, y el maravilloso sonido de la pelota impactando en la red rompió el silencio ensordecedor  en el  estadio “aurinegro”.


Saltaron al campo todos los integrantes del plantel albinegro y en las gradas un puñado de familiares, hinchas y dirigentes se cerraron en un abrazo lleno de emoción. Triunfazo !!
El lunes 14/11 la serie se define en  casa. Pase lo que pase, la noche del lunes 7 de noviembre ya entró en la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada